LLEVAN MUCHO TIEMPO JUGANDO CON FUEGO ¿CUÁNDO ARDERÁN?

Para la troika y sus peleles, el problema no son las alarmantes cifras de desempleo juvenil. El problema, es que se han dado cuenta de que los jóvenes también hemos adquirido la mala costumbre de comer, pagar facturas, el alquiler, adquirir bienes y querer ser independientes. Si por ellos fuera nos hacían contratos: en prácticas, temporales, obra y servicio, hasta los 50 años. Eso en el caso de que te hagan contrato, claro.

Cada vez que un político comparece animando a los jóvenes a seguir formándose cuando se han retirado becas y aumentado el precio de las matrículas de forma desorbitada, a trabajar gratis con la excusa de adquirir experiencia, o a marcharse fuera del país para ampliar su formación y revertir conocimiento en un futuro al país. Cada vez que esto ocurre nos están insultando. Me pregunto, ¿qué legitimidad tienen para hablar de los problemas sociales, si no los experimentan, si no están al lado de las poblaciones que lo sufren? Si por el contrario, sabemos de sobra que la exclusión social les favorece, y que el modelo neoliberal precisa de ella para su sostenimiento, igual que también sabemos que buscan estrategias para culpabilizar de las miserias a quienes habrá reducido a ellas. Cada vez que nos sugieren, cada vez que nos aconsejan, nos están insultando. Antes nos trataban como a niñas y niños indefensos, esta es una estrategia, la de "infantilizar a la población", considerada inexperta y vulnerable. Pero esto ya no es suficiente, han ido mucho más allá, ahora nos tratan como auténticos imbéciles, si, así es. Cuanto más sabemos y conocemos sobre el contexto, político, económico, social, más estúpido te sientes. Hoy, sabemos mucho más sobre los abusos, la violencia, el poder ilegítimo, etc. Sin embargo todo sigue igual, nada cambia o si cambia algo, es para que al final nada cambie. ¿Será que cuanto más sabemos, la dominación tiene menos que ocultar y ocupa sus esfuerzos en otros menesteres? Será que no teniendo ya nada que ocultar, las cosas se presentan con todas las formas de lo natural.

No auguraría el día de que todo esto estallé, pero me cuesta creer que aún no haya explotado. Nuestra generación experimenta una acumulación de frustración importante al calor de la situación que vivimos y como consecuencia de ser una generación a la que le prometieron todo, y resultó ser una broma de mal gusto, nos hemos visto condenados a olvidar todo eso que nos dijeron de pequeños en nuestras casas, en las escuelas, con respecto a ser algo, alguien... y a cambiar de rumbo, a desprender, a deconstruir, parece ser que ese no era el camino. A pesar de los niveles de crispación, lo gobiernos siguen jugando cono el fuego de la indignación de la población y en sus comparecencias nos siguen insultando, en ocasiones implícitamente, en otras explicitamente. Basta recordar el !¡que se jodan!" de Fabra en el Congreso de los Diputados dirigiéndose a los 6.000.000 de personas desempleadas.

Llevan jugando con fuego demasiado tiempo y no me explico como aún no se han quemado. En otros periodos de la convulsa historia política y social, por mucho menos y con menos información con la que contamos hoy, se habían ocupado Cortes y guillotinado a Reyes. No soy partidario de la violencia, pero la violencia se puede entender de muchas maneras. Por ejemplo podemos entender que violencia es que haya políticos con dos o tres sueldos, mientras muchas familias están siendo desahuciadas de sus casas cada día, y/o buscando en la basura para alimentarse. El sanguinario instrumento de la guillotina está asociado a la democracia, con la muerte de Luis XVI, la violencia se ha utilizado muchas veces como medio tratando de justificar los fines por los que se empleaban. Pero no olvidemos que la violencia en muchas ocasiones en consecuencia y causa. Lo que no cabe duda, y como dice la sabiduría popular, "quien juega con fuego se termina quemando". No me sorprendería, si uno de estos días viese alguna institución arder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALVAR EL MUNDO: PULSA "LIKE"

¿EXILIO O ESPÍRITU AVENTURERO?